‘Primates’ y ‘Amor y Éxtasis’ en Kyotographie, Japón

IMG_1513

En Kyotographie, se presentaron dos de las series de Isabel Muñoz. El álbum familiar, fotografiado en el santuario Lola Ya Bonobo, el santuario de primates Lwiro y los bosques del Parque Nacional Kahuzi-Biega en el noroeste de la República Democrática del Congo y también en Camp Leaky en Borneo, incluye retratos de nuestros primos primates: gorilas, bonobos y chimpancés. Según el profesor de investigación científica de la Universidad de Kioto, Juichi Yamagiwa, los gorilas comparten con nosotros no solo ADN, sino también los mismos fundamentos conductuales del vínculo familiar. Por otro lado, los gorilas son más puros que nosotros en la intensidad directa de su amor. Los espectadores se sorprenderán de su riqueza de expresión y simpatía “mayor humanidad” como se ve a través de las obras de Muñoz.

El amor y el éxtasis adoptan un enfoque completamente diferente del amor trascendental al centrarse en los derviches giradores del Islam sufí en Siria, Irak y Turquía, y en otros rituales religiosos extáticos de todo el mundo que buscan lo divino al vaciarse a sí mismos. Las últimas adiciones de Muñoz a la serie ‘Amor y Éxtasis’ se mostraron a un número limitado de espectadores en la secreta “cámara de cielo octogonal” del 3er piso del almacén negro kura de Kondaya Genbei.

KYOTOGRAPHIE, celebrada en la primavera en la antigua ciudad de Kioto, es uno de los pocos eventos artísticos realmente internacionales que tienen lugar en Japón. Al mismo tiempo que honra su milenio de historia y tradición, Kioto es al mismo tiempo una luz líder de la cultura a escala internacional.

Valiosas colecciones de fotografía y obras de artistas de renombre internacional se exhiben en edificios elegantes e históricos, así como en espacios arquitectónicos modernos. Algunos espectáculos presentan el trabajo de artesanos tradicionales, mientras que otros destacan las colaboraciones con la tecnología más moderna. Las exposiciones se presentan fuera del formato de galería tradicional y trabajan en armonía con los espacios en los que residen. El objetivo es presentar un festival de fotografía multifacético que no se puede encontrar en otro lugar que no sea Kyoto.